April 3, 2020

La nostalgia y el viaje de estudio.

Cuando se inicia un viaje de estudios sentimos entusiasmo y, al mismo tiempo, una gran expectativa por lo que vamos a conocer y experimentar. Surge una angustia por el temor a lo desconocido, más aún, cuando desconocemos la lengua del país receptor y nos enfrentamos al choque cultural. Esas sensaciones o emociones surgen por lo que se conoce en idioma inglés como Homesickness o la nostalgia por el hogar.

Algunas veces ocurre que imaginamos la experiencia como un viaje de vacaciones en los que tenemos servicios y ciertas comodidades a nuestra disposición y también la protección y apoyo de nuestros padres. Olvidamos que será una temporada que requiere adaptación a una cultura, costumbres y cotidianidad distintas a las que nos hemos desarrollado y que, para que la experiencia académica sea provechosa y exitosa, debemos enfrentarla con una actitud positiva.

Ante la incertidumbre, sugerimos ciertas acciones que pueden ayudar a que el periodo de adaptación sea rápido y no te sientas desamparado o solo.

  • Evita pasar horas mirando las fotos de tus amigos, familia y hasta de tu mascota en redes sociales. Mantenerse en contacto con ellos es una cosa, deseando estar constantemente con ellos es otra. Está bien estar en contacto pero de una manera sana, sin creer que te estás perdiendo lo divertido.
  • Ten presente que lo que recuerdas del hogar es probablemente una imagen utópica. Sí, es probable que tus amigos o familia se lo pasen bien sin ti pero, no lo olvides, también trabajan o estudian tanto como tú y, por ejemplo, no viajan a países o ciudades los fines de semana como tú podrás hacerlo viviendo en el extranjero.
  • Intenta no aislarte. Sigue practicando deporte, algún hobbie o actividad favorita o aprende algo nuevo siempre que puedas. Salir y relacionarte socialmente es una manera de evitar la nostalgia. Cuanto más social sea la actividad, mejor. Pensar en lo que está por delante ayuda mucho. Saber que vas a estar en un sitio un fin de semana y en otro el siguiente te produce una emoción positiva que te hará sentir bien.
  • No guardes las tareas para realizarlas en el último minuto. Todos nos demoramos en un momento u otro cuando se trata de la tarea, pero en las ocasiones en que realmente te sientes estresado, el trabajo debe ser lo primero. Organizar el tiempo y concentrarse en hacer un trabajo por unos días probablemente aliviará mucho ese estrés. Y, por supuesto, cuanto menos estrés tengas en la vida, más apto estarás para disfrutarla y la nostalgia se volverá menos prominente.
  • Manténte ocupado aunque al principio será un poco duro. Al entablar amistad con compañeros de clase afines a ti surgirán oportunidades para hacer planes y compartir experiencias placenteras y productivas haciendo la adaptación más rápida.
  • Si te sientes muy triste habla con tu consejero académico, coordinador de estudios en el instituto o familia de acogida. ¡Para eso estamos!. La nostalgia le pasa a todos. No dejes que esa sensación arruine tu experiencia. Recuerda que solo estás en el extranjero por un verano, semestre o por un año o unos pocos años. Será uno de los momentos más rápidos de tu vida y, posiblemente, el más divertido.

Disfruta el momento y afronta la experiencia con actitud ganadora, es un esfuerzo que con el tiempo verás los frutos. Evita que más adelante surja el arrepentimiento porque estabas demasiado ocupado enfurruñado en tu habitación en vez de aprovechar cada nueva oportunidad que existe. Recuerda, la nostalgia es una emoción fugaz, mientras que las experiencias y recuerdos de estudio durarán toda la vida. ¡Haz tu mejor esfuerzo!

Ten en cuenta que siempre puedes contar con nosotros para apoyarte y obtener soluciones para enfrentar tanto el choque cultural como la nostalgia y superarlos mientras estés en el extranjero. Te damos una noticia: durará poco tiempo.

¡Feliz viaje, aprovéchalo!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *